Boda en Granada de Teresa y Federico

Blog Bodas

Hoy vengo cargado de material para contaros la historia de la boda en Granada de Teresa & Federico. Pero…¿Cómo vengo cargado de material? pues concrétamente os voy a mostrar el slideshow de la boda en Granada, ése que recibieron junto a otros detalles en la cajita sorpresa que envié a Suiza; y si aún no lo has visto te recomiendo que te detengas unos minutos para verlo aquí.

¿Comenzamos por conocerlos a ellos y su historia? Teresa & Federico son una pareja de mundo, ella es de Granada y Federico es de Italia pero vive junto a su ahora esposa, Teresa, en Suiza.

AMOR A PRIMERA VISTA

Aun puedo recordar la primera sesión de skype que hicimos para conocernos y podemos decir que lo nuestro fue todo un flechazo de amistad a primera vista. En aquel momento a pesar de la vergüenza y la distancia pudimos ponernos en situación sobre cómo sería la boda y mi modo de trabajar. La quedada virtual fue una buena oportunidad para conocernos un poco más aunque no era suficiente así que decidimos conocernos personalmente en Granada en la casa familiar de Teresa donde conocí a sus hermanos y su madre, allí pude saber más sobre como sería el desarrollo de la boda en Granada además de tomar un exquisito té y unos piononos al puro estilo Granadino.

Después de la visita sólo nos quedaba como vía de comunicación los móviles o Skype y aunque parezca una odisea, sí, organizamos el trabajo de las fotografías a miles de kilómetros de distancia porque ellos tuvieron que trasladarse de nuevo a su residencia en Suiza para seguir trabajando en Francia y viajar a China.

Puesto que él es italiano, ella granadina y ambos residen en Suiza pero viajan por todo el mundo por motivos de trabajo, obviamente los invitados venían desde diferentes países. Así que para facilitar la estancia en España decidieron que todos los invitados que viniesen desde otro país pudiesen hospedarse en el Hotel Saray, lugar donde posteriormente se celebraría el banquete con la ventaja de que estaba a tan sólo cinco minutos a pie de los Colegiales, el antiguo centro escolar donde Teresa estudió de pequeña.

GRANADA ESTÁ  LISTA PARA EL DÍA DE LA BODA

¡Al fin llegó el tan esperado día por Teresa y Federico! estando todos los familiares y amigos instalados en el Hotel, ya estaba todo listo. Un día radiante para una boda en Granada dio paso al enlace del matrimonio.

Teresa se instalaba en la suite del Hotel junto a su madre y hermanos mientras que Federico lo hacía en la planta baja con sus padres y hermano.

El simple hecho de que estuviesen ambos en el mismo hotel me facilitó bastante el trabajo porque no tuve que desplazarme por Granada con el coche.

Primero comencé tomando las fotografías a Federico; fue un momento muy emotivo para los familiares ya que era el primer hijo del matrimonio que se casaba. A continuación subí a la habitación de Teresa, allí los nervios estaban a flor de piel y quizá la mejor anécdota fue cuando le cubrieron el pelo con una bolsa para no estropearle el peinado en el momento de ponerse el vestido de novia;  será inolvidable el momento en el que ella gritando “no me eches fotos así de horrible”. Teresa es peculiar y especial pero aquel día lo fue más aún si cabe pues llevaba el vestido de novia que llevó su madre y su abuela. Podemos decir que aquel era un vestido con historia.

Llegaba la hora de la misa y una multitud de invitados esperaban impacientes la llegada de la novia; una novia que entró radiante y sonriente.

El lugar era muy hermoso porque era una iglesia de estilo inglés.

Ya pasados los nervios de la iglesia había que volver al hotel para disfrutar de un banquete muy español porque aprovechando que muchos de ellos eran extranjeros fue una buena oportunidad para que probaran la gastronomía española.

La comida estaba exquisita y  la velada fue multicultural porque se hablaban más de tres idiomas: Español, Francés, Italiano e Inglés; y a pesar de ello todos nos entendíamos.

El momento de la fiesta fue la oportunidad para darlo todo y celebrar el enlace de la pareja porque a pesar de venir desde diferentes países fue un enlace íntimo porque no eran demasiados los invitados que había en ella. Lo curioso es que sin importar el lugar de procedencia la fiesta a todos gusta. Se alargó hasta altas horas de la madrugada y todos pudieron disfrutar y en lo que se refiere a mi trabajo pude captar momentos únicos e irrepetibles.

Y como todo en la vida la boda en Granada llegaba a su fin.

TOCA TRABAJAR EN CASA Y ASIMILAR TODO LO VIVIDO

Llegué a casa a las cinco de la mañana pero nada de eso pesaba porque había que hacer copias de seguridad de todos los click tomados.
Al día siguiente lo primero que hice fue revisar todo para asegurar que no faltaba nada y ver un poco el trabajo que tendría y como lo enfocaría con respecto a lo vivido el día antes en la boda.

Cuando llegó el momento y después de procesar todos sus archivos digitales me puse a trabajar la idea sobre este slideshow, buscando una canción que me transmitiera sensaciones con respecto a la boda, no quería una canción cualquiera, tenía que ser algo especial con unas campanas anunciando el momento de la llegada de la novia, y un “I love you” (yo te amo) con tres fotografías de ellos a ritmo de la frase, y terminando el Slideshow con una foto de los dos anillos en las manos de Federico.

Pasados unos meses y después de trabajar con todo el material que tomé aquel maravilloso día decidí darle una sorpresa a la pareja, pero antes tuve que hacerle una llamada para interrogarles de la manera más disimulada posible para poder conocer la dirección de su residencia en Suiza. A pesar de todas las preguntas no levanté sospechas.

Antes de enviarlo preparé con mucho cariño una cajita de madera con los recuerdos de aquel día y algunos clik que pudieran hacerles recordar aquel día. Y todo acompañado de una carta con las instrucciones para abrir el paquete.Os podéis hacer una idea de mi cara al ver el video que la misma pareja me grabó en el momento que recibieron el paquete.

Y aunque parezca que es una boda terminada y con ella también llega a su fin nuestra relación este no es el caso. Seguimos manteniendo el contacto y en la última visita de Teresa a Granada vino a visitarme a casa y pudimos almorzar junto a su hermana después de revisar todo el trabajo.

Sin más os invito a que viváis en primera persona la boda en Granada de Teresa & Federico.